PLAZA PÚBLICA. Lección para el futuro de la Prehistoria: Adaptarse desde la diversidad

El investigador de la UMU Joaquín Lomba colabora en un nuevo estudio publicado en Science Advances, que pone en valor sus trabajos sobre la cultura de El Argar en la Región, que no tiene parangón con el resto de Europa.

Descarga este audio

Tienes otros audios disponibles en el A la Carta.

El estudio nos ayudará a comprender los cambios genéticos en el sur de la península ibérica en la Edad del Bronce. Documenta la llegada de nuevos ancestros genéticos al sur de la península ibérica, concomitante con el surgimiento de la cultura de El Argar, al inicio de la Edad de Bronce, alrededor del 2200 ANE.

El tercer milenio antes de nuestra era (ANE) es un periodo muy dinámico en la prehistoria de Europa y Asia occidental, caracterizado por cambios sociales y políticos a gran escala. En la península ibérica, la Edad del Cobre estaba en pleno apogeo en torno al 2500 ANE, con un importante crecimiento demográfico, atestiguado por una gran diversidad de asentamientos y fortificaciones, estructuras funerarias monumentales, así como macro-aldeas de más de 100 hectáreas. Por razones que aún no están claras, la segunda mitad del milenio experimentó un despoblamiento y el abandono de los grandes asentamientos, fortificaciones y necrópolis. 

En el sureste de la península ibérica surgió, en torno al 2200 ANE, una de las entidades arqueológicas más destacadas de la Edad del Bronce europea: la cultura de “El Argar”, una de las primeras sociedades de nivel estatal del continente europeo. Esta se identifica por sus grandes asentamientos centrales en cerros, una cerámica diferenciada, armas especializadas y artefactos de bronce, plata y oro, junto con un rito funerario intramuros, con enterramientos y hábitats integrados en un mismo espacio. 

Este nuevo estudio en el que ha colaborado la UMU, dirigido por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y los Institutos Max Planck para la Ciencia de la Historia de la Humanidad (Jena) y de Antropología Evolutiva (Leipzig), ha explorado la relación entre los cambios demográficos a gran escala y los principales cambios sociales y políticos del tercer y segundo milenio ANE, mediante el análisis de los genomas de 136 individuos ibéricos que vivieron entre el 3000 y el 1500 ANE.

Incluyendo los genomas publicados de la península ibérica, el nuevo estudio abarca datos de casi 300 individuos prehistóricos y se centra específicamente en la transición de la Edad del Cobre a la del Bronce, en torno al 2200 ANE. 

Los investigadores de la Universidad de Murcia (UMU) son Joaquín Lomba y María Haber-Uriarte

Relacionados

Lo más popular

Logotipo Onda Regional

Radiotelevisión de la Región de Murcia

Calle de la Olma 27-29, 30005 MURCIA

968 200 000