30 Aniversario Onda Regional
VIVA LA RADIO. Murcia, año 2772. Delitos, pecados y actos nefastos. Los valores que rigen el recto proceder
El mito de Antígona

VIVA LA RADIO. Murcia, año 2772. Delitos, pecados y actos nefastos. Los valores que rigen el recto proceder

Un orden moral que nos lleva a actuar correctamente. En la conciencia helena, heredada por los romanos, el ser humano debe respetar ese equilibrio cósmico, so pena de provocar cualquier cataclismo. Adolfo Díaz Bautista

Descarga este audio

Tienes otros audios disponibles en el A la Carta.

DELITOS, PECADOS Y ACTOS NEFASTOS
Adolfo Díaz Bautista, profesor de derecho romano. UMU

 

En nuestro sistema de valores, heredado del cristianismo, hay un orden social, que nos obliga a actuar de determinado modo para no parecer maleducados, un orden moral (religioso o no) que nos lleva a actuar conforme a nuestra conciencia o a los dictados de nuestra religión y un orden jurídico, impuesto por los gobernantes, que dicta, a fin de cuentas, lo que podemos hacer y lo que no. Pero en la antigüedad las cosas no eran como ahora.
Para los egipcios la justicia era una diosa, Isis, encargada de mantener el equilibrio del universo. También los griegos heredaron este concepto de “orden universal” que mantiene a los astros en su sitio y conduce al sol de la mañana a la tarde. En este caso, representado por la diosa Diké. En la conciencia helena, heredada por los romanos, el ser humano debe respetar ese equilibrio cósmico, so pena de provocar cualquier cataclismo. Esta actitud se ve muy claramente en la tragedia de Antígona, de Sofocles, en la que la protagonista da sepultura a su hermano, a pesar de la prohibición del rey Creonte, afirmando que hay “leyes no escritas”.
Los romanos llamaron a esto “fas” y era un conjunto de normas inmutables que están por encima de cualquier ley humana. Lo fastidioso de este orden es que las normas no son conocidas y pueden ser quebrantadas sin conocimiento, como le ocurrió a Edipo cuando -sin saberlo- mató a su padre y se acostó con su madre. Tanto el parricidio como el incesto son claras violaciones del fas, son actos “ne-fastos”, y por eso se desencadenan terribles desgracias en Tebas. Nos parece que esta confusión entre lo moral y lo natural es absurdo, pero lo vemos con frecuencia en el cine: por ejemplo en el Rey León, cuando Scar mata a Mufasa y usurpa el reino, haciendo huir a Simba, deja de llover en la sabana y los leones se mueren de hambre. En cierto modo esta idea de provocar cataclismos con nuestras malas acciones está en la base del actual movimiento de “emergencia climática”.
Pero a diferencia de los griegos, los romanos -que creían firmemente en el fas- supieron distinguirlo del ius, el derecho emanado de los hombres. La palabra ius parece provenir de un verbo indoeuropeo (jowos) que significa “unir”. Por ejemplo, el yugo une a los bueyes. En el caso de Roma, la palabra ius se relaciona con el fiel de la balanza, es decir, el lugar donde se unen los platillos y que marca aquello a lo que las partes tienen derecho. 
El fas seguía siendo muy importante, por ejemplo, en los juramentos, ya que quien jurara en falso atentaba contra el fas. Hasta el punto de que en algunos casos se podía ganar un juicio simplemente jurando que se tenía razón. Esta idea se mantuvo a lo largo de la Edad Media y aparece en el Quijote de Cervantes, en el capítulo 45 de la segunda parte, cuando Sancho Panza es gobernador de la ínsula de Barataria y se le presenta un vecino reclamando unas monedas de oro que prestó a otro. El demandado, que llevaba un bastón, le pide al reclamante que lo sujete y jura haber entregado el dinero, con lo que el juicio se da por terminado y el demandado sale con su bastón. Luego, Sancho Panza pide ver el bastón y descubre que el dinero está escondido dentro por lo que el juramento no había sido en falso. 
Pero para los romanos, más allá del fas, está el derecho, que a su vez se divide en tres clases: el derecho natural, el derecho civil y el derecho de gentes. El primero es la noción que todos los animales tienen de justicia, un derecho que es común a todos los hombres, pero que también compartimos con los animales. Esto puede parecer ridículo pero los estudios modernos de biología demuestran que efectivamente los mamíferos superiores tienen noción de lo que es justo e injusto y reaccionan ante las injusticias. El derecho civil es la adaptación que cada país hace del derecho natural y por eso las leyes son diferentes en cada país. Y luego queda el “derecho de gentes” que son aquellas normas que los romanos utilizaban cuando comerciaban con otros pueblos, algo así como el derecho internacional.

Relacionados

Lo más popular

Logotipo Onda Regional

Radiotelevisión de la Región de Murcia

Calle de la Olma 27-29, 30005 MURCIA

968 200 000